Quizá lleves mucho tiempo pensando en crear tu propio manga, pero te has detenido porque no sabes dibujar. Pues tenemos una gran noticia para ti: ¡No hace falta saber dibujar para empezar a crear tu historia! 

Las cosas más importantes son muchas veces invisibles. Ese es el caso del manga, ya que más allá de los dibujos y el argumento de la historia, lo más importante es cómo está contada. Los más grandes creadores (mangakas) sabrían cómo narrar de forma interesante una aburrida plática de café y es ahí donde está la magia de este medio.

Desafortunadamente, aunque existen libros, tutoriales, videos e infinidad de recursos sobre cómo dibujar, son pocos los que se enfocan en el arte de la narración visual y por muy buenos que sean, cada página y cada panel de cada autor es una situación particular que solo se puede mejorar con la práctica y los comentarios de lectores con buen ojo.

Además de ser la parte a la que menos le prestamos atención, contar la historia es lo más difícil porque no solo tiene que ser interesante y reforzar las emociones de la situación también debe ser clara, visualmente atractiva y guiar al lector a través de los paneles y los acontecimientos.

Y te diré un secreto: nada de esto lo logras con un dibujo espectacular. En realidad lo que hacen los profesionales es bocetar la misma página una y otra vez, con monitos de palitos que solo ellos entienden hasta obtener el acomodo perfecto de la secuencia y el tamaño de los paneles.

 ¿Quieres saber cómo se hace?

Estos bocetos de las páginas se conocen como «nemu» o «name» (nombre) en japonés. Y se hacen de la siguiente manera:

1. Una vez que ya tienes el guion, toma una hoja de papel y dibuja de tres a cinco rectángulos, procura que sean pequeños pero lo suficientemente grandes para que puedas garabatear dentro de ellos ya que representan tus hojas. 

2. Imagina la secuencia en tu mente: ¿qué va primero? ¿qué va después? ¿qué es lo más importante? Y dibuja los paneles en el rectángulo pensando en qué acción debe ir dibujada en cada uno.

3. Dibuja con monitos de palito a los personajes dentro de cada uno de los paneles y esbozos de edificios u objetos que sean importantes para la historia.

4. ¡Listo! Bueno, casi, ahora solo debes repetir de tres a cinco veces el proceso para la misma página, variando acomodos, tamaños y formas de paneles, encuadres y angulaciones de las imágenes que van dentro de ellos.

5. Observa tus versiones y elige la que transmita mejor lo que está pasando en esa escena y que sea más clara tanto en la secuencia de lectura como en la progresión de los acontecimientos.

Aunque el «nemu» no es un manga listo para publicar, es el paso más importante para que tu trabajo sea reconocido porque ahora puedes pasarlos en limpio y compartir tu historia con el mundo.

¿Conoces la historia del creador de One Punch Man? Ese manga y ahora también anime no existiría si este artista no hubiera publicado su manga en línea aun sin saber dibujar.

Ninguno de los grandes artistas está satisfecho jamás con su arte, si te esperas a estarlo te arriesgarás a nunca hacer ni publicar nada y eso no te ayudará a crecer.

¡Así que anímate! La única manera en la que crearás un manga excelente es creando y compartiendo las historias que quieres contar.

¿En qué te ayudo? :)