Seguro has oído hablar del viaje del héroe, la forma más usada para contar una historia en todos los medios, porque ha demostrado ser efectiva a través del tiempo y las culturas. Sin embargo, este viaje está basado en una visión masculina ¿pero qué hay de la visión femenina de las historias? ¿cómo sería el viaje de la heroína?

El viaje del héroe, basado en la leyenda de Gilgamesh, se identifica como un viaje externo, en el que durante la mayor parte de la historia las dificultades provienen principalmente de retos que se encuentran fuera del o de la protagonista, quien justo antes del final entra en una reflexión interna que le obligan a tomar la importante decisión de cambiar y mejorar o rechazar el cambio y fallar en su misión.

En cambio, en el viaje de la heroína, basado en los mitos de la diosa Innana, es un viaje interno, la o el protagonista comienza su historia a partir de la reflexión interna que le hace ver que debe cambiar y el enfoque principal es sobre el renacimiento de ese personaje.

Otra cuestión que debemos tomar en cuenta es que podemos tener a un personaje femenino en un viaje masculino o viceversa, un personaje masculino en un viaje femenino. Aquí lo importante es el enfoque de la historia.

Las dos estructuras básicas de este tipo de historia son las propuestas por Maureen Murdock y Victoria Lynn Schmidt, que de manera general siguen el mismo camino que hemos descrito arriba, sin embargo, nos parece que la segunda se adapta mejor a las distintas situaciones que se podrían presentar en una narración, así que es la que te presentamos en este artículo.

Este viaje, se alinea con los tres actos de la narrativa occidental, aunque con unos cuantos ajustes se podría adaptar a la estructura de cuatro actos que vemos en el manga:

 

Acto I: Contención

 

Etapa 1: La ilusión del mundo perfecto

Nuestra protagonista vive en un mundo que no le permiten crecer, desarrollarse y ser ella misma, sin embargo, es a lo que está acostumbrada y vemos que tiene miles de excusas para justificar las cosas negativas que se ve obligada a soportar todo el tiempo, con tal de permanecer pasiva y se niega a ver las oportunidades que se le presentan.

 

Etapa 2: La traición o el entendimiento

Ocurre algo que hace que la protagonista pierda todo lo que valoraba y es forzada a tomar una decisión entre salir al mundo y enfrentar sus miedos o quedarse en el lugar al que no pertenece. Ella es traicionada por la sociedad, un villano o por ella misma. Se da cuenta de que la vida es diferente de lo que pensaba y ningún caballero en caballo blanco vendrá a rescatarla.

 

Etapa 3: El despertar – La preparación para el viaje

El personaje se cuestiona sobre su razón de ser, sus metas en la vida. Deja atrás las excusas y todo esto la motiva a cambiar y enfrentar a las personas que le dicen que no será capaz de realizar el viaje de transformación. Sabe que su travesía no será sencilla, así que reúne lo que cree que podrá ayudarle, que son cosas externas ya que aún no se da cuenta de que lo único que necesita es confiar en su propia sabiduría y su valor para salir victoriosa.

En esta etapa aparecen los obstáculos y retos que deberá enfrentar, que pueden ser externos en forma de críticas o falsos aliados o internos como sus miedos y la falta de confianza en sí misma.

 

Acto II: Transformación

 

Etapa 4: El descenso – Atravesando las puertas del juicio

La heroína ahora debe enfrentar sus temores, culpas, vergüenzas, tristezas y mentiras. Cada vez que lo hace, pierde una de sus armas, hasta se queda sin una sola de las cosas externas que pensó que la salvarían. Esto hará que más adelante tenga la fuerza suficiente para sobrellevar y sanar sus conflictos internos.

Se enfrenta con el villano cara a cara por primera vez y a duras penas sobrevive. Esto la hace pensar que no durará un minuto más, recuerda que las cosas eran más fáciles antes e incluso se ve tentada a regresar a su ilusión del mundo perfecto.

 

Etapa 5: El ojo de la tormenta

Después de lo que acaba de enfrentar, siente una falsa sensación de seguridad, piensa que es el final de la batalla y se relaja por un momento, quizá incluso se arriesga indebidamente. 

 

Etapa 6: Muerte – todo está perdido

Sus logros hacen que el villano se sienta amenazado y no duda en destruirla. Descubre que la batalla interna por la que está pasando la heroína le ayudará y solo necesita darle un empujón para acabar con ella, así que efectúa una nueva traición o la hace sentir estúpida.

 

Acto III: Aparición

 

Etapa 7: Apoyo

La heroína acepta a los demás tal como son y abraza el aspecto femenino del apoyo mutuo. El héroe debe probarle al grupo que es apto haciendo todo él solo. Sin embargo, la heroína debe probarse a ella misma que es capaz y compartir su conocimiento con el grupo. Acepta su feminidad como algo positivo después de haberse esforzado por tanto tiempo en convertirse en un hombre para vivir en un mundo centrado en lo masculino.

 

Etapa 8: Renacimiento – El momento de la verdad

Nuestra protagonista ahora ha encontrado su fuerza y está dispuesta a enfrentar lo que sea necesario para llegar a su meta. Ya no reacciona por temor, sino por su poder interno y la verdad que ha descubierto.

Esta es la batalla final contra el villano.

 

Etapa 9: El ciclo se completa – Regreso al mundo perfecto

Una vez que la heroína está de regreso en el mundo perfecto, su experiencia impacta a todos a su alrededor, incluso es posible que incite a otros a lanzarse a su propio viaje de descubrimiento.

Al final, la historia deja al lector con una sensación de esperanza de que las mujeres pueden obtener logros y ser exitosas.

 

Recuerda que estas estructuras las puedes utilizar como base y tú puedes ir agregando o quitando lo que consideras que puede ayudar o no a tu historia, no es algo que hay que seguir exactamente al pie de la letra.

Esperamos que esta información te sirva para crear historias con un enfoque femenino y poderoso que logre conectar con tu audiencia desde un punto de vista diferente.

 

Referencias:

Murdok, M. The heroine’s journey. Shambhala, 2020.

Schmidt, V. 45 master characters. Writer’s digest books, 2011.