La narrativa gráfica es una increíble manera de contar una historia ya sea en formato de cómic, manga, historieta, novela gráfica, tebeo, bande dessinée, etc. Sin embargo, cuando la leemos pocas veces nos imaginamos el gran esfuerzo que existe detrás para crear cada página.

En este artículo encontrarás información básica para que puedas comenzar a contar tu propia historia. 

1-Tener una idea

Para empezar debes saber qué es lo que quieres contar y de qué tratará tu historia ¿cuál es el tema?

Es importante que tengas un tema para saber qué enfatizar en tu historia, si es una historia de amor, de terror, de fantasía o quizá de drama.

No basta solo con que tengas una idea del mundo que quieres crear, también debes saber qué quieres que sienta el espectador al leer tu cómic, ¿tristeza? ¿alegría? ¿miedo? ¿emoción?

Este será el sentimiento general que quieres provocar al lector, pero puede variar en cada escena siempre y cuando tengas claro qué dirección quieres que lleve tu historia.

2-Personajes y el mundo en el que se desenvuelven 

 

Bien, ahora que tienes la idea que va a dirigir tu historia es hora de definir a tus personajes y su mundo.

Debes pensar quién será tu protagonista, cuál es su personalidad, sus metas, sus ambiciones y cómo quieres que los lectores se sientan respecto a ella o él.

Construir las características psicológicas de los personaje es mucho más importante que su diseño visual pues la apariencia de nuestros personajes por lo general debe corresponder con su personalidad, su estilo de vida y su historia.

No es estrictamente necesario crear primero a tu protagonista, puedes crear antes el mundo de tu historia y las reglas que lo hacen interesante.

Lo que sí debes cuidar es que tus personajes reflejen el mundo que los rodea, para que quede claro que pertenecen a ese contexto. Por ejemplo si en el mundo que has creado decides que no se usan zapatos entonces crearás a tus personajes siguiendo esta misma norma.

 

3-Diseño de personajes

Para crear el aspecto de tu personaje debes pensar qué es lo primero que deseas transmitir al espectador. Hay muchas maneras de comunicar una emoción de manera visual en un personaje desde el diseño de la ropa y cabello, la paleta de colores, hasta su lenguaje corporal.

Por ejemplo, si la protagonista es una chica aventurera, en ese caso debería tener un estilo de cabello cómodo para moverse en lugares con muchos obstáculos y una buena ropa de exploradora.

Ella es un personaje alegre y social así que necesita una paleta de colores que sea llamativa y su postura debería ser de alguien decidido, piernas abiertas, con una sonrisa en su rostro, cabeza en alto además de una mano en la cintura.

¿Y que necesita una aventurera para viajar? ¡una brújula!

Ya que tienes claro el diseño general que refleja el papel de tu personaje, su personalidad y su estilo de vida, podrás comenzar a experimentar con diferentes estilos que se adaptan a tu historia: ver qué tipo de cara, cabello, ojos o forma de cuerpo quieres para tu personaje así podrás ir tomando las cosas que más te gustan de todas las pruebas que hiciste y definir su diseño final.

Es recomendable que hagas una ficha de personaje que te permita tener los detalles de la ropa, el rostro y los colores que lleva en cada parte así como una breve redacción de sus características psicológicas para que tengas presente todo el tiempo quiénes son tus personajes y cómo lucen.

Curso de dibujo de personajes estilo manga

Aprende bases de anatomía y dibujo expresivo para darle vida a tus personajes.

* Lluvia de ideas 

Cuando ya tienes una base para tu historia, comienzan a aparecer miles de cosas que te gustaría hacer, escenas y detalles interesantes, sin embargo todas estas ideas están por todos lados y en distintos momentos, una idea puede llegar e irse volando tan rápido como llegó así que ¡no permitas que se escape!

Anota todas tus ideas, no necesitas que tengan una narrativa concreta o que sepas a la perfección cómo encajan, solo debes anotar todas las ideas que tengas para esta historia y así evitar el riesgo de olvidarlas. No olvides que estas ideas pueden cambiar o descartarse dependiendo si le sirven o le estorban a la historia.

Puedes seguir agregando ideas o modificarlas en distintos momentos del proceso, pero procura ponerte un tiempo límite para dejar de escribir, esto te ayudará a que no se vuelva un proyecto interminable.

4-Guión 

 

Una vez que tienes tus ideas, personajes y entornos para la historia es importante que vayamos desarrollando la trama de manera más puntual ¿qué va primero y qué pasa después? ¿Cómo termina?

Hay muchas maneras de escribir un guión sin embargo es recomendable que tengas una idea de cómo quieres que termine tu historia así podrás definir con más facilidad qué acontecimientos te llevarán hasta ahí.

Para escribir el guión debes pensar en imágenes y acciones concretas, es más parecido a describir una imagen que tenemos en la mente. Lo que debes incluir son las escenas, qué personajes aparecerán en cada una, sus acciones y sus diálogos.

No buscas hacer un libro así que de preferencia no agregues cosas que sean difíciles de explicar en imágenes como «sus ojos brillaban como gotas de rocío en una fresca mañana de primavera».

5-Storyboard

¡Ya puedes empezar a dibujar!…bueno, casi. Antes debes hacer bocetos simples que te sirvan para imaginar y experimentar con el manejo de las viñetas y cómo las puedes acomodar para que la narrativa sea más interesante y te asegures de expresar lo que quieres transmitir en la página: tranquilidad, miedo o quizás energía.

No debes tardar más de 5 minutos en cada boceto ni incluir detalles ya que solo estás comprobando dónde se ubicarán los elementos dentro de tus viñetas y si la manera en la que las acomodaste es la mejor o si debes cambiarla. Lo ideal es que hagas por lo menos 3 bocetos diferentes para la misma página.

6-Lápices definitivos

Una vez que sabes cómo vas a acomodar las viñetas ¡ya puedes comenzar a dibujar!

En este paso es muy importante tener claro cómo se ven los escenarios donde cómo son las expresiones del personaje prácticamente todos los detalles muy a profundidad como se veria tu página prácticamente completa todo lo que quieras que esté en tu página final, esto puedes hacerlo directamente en papel con lápiz y pasarlo en digital dependiendo como desees que sea ya sea en papel o en digital.

7-Entintado

Una vez que tienes todos los bocetos a lápiz es hora de aplicar la tinta. Hay diferentes estilos de entintado que puedes probar variando la calidad de línea y el manejo del contraste de blanco y negro.

El tipo de línea que uses puede expresar sentimientos diferentes y cambiar completamente el tono de tu dibujo, para que luzca más serio, cómico o incluso sombrío.

Utilizar distintos grosores de línea te sirve para separar los planos dentro de la viñeta, para destacar a los personajes de un fondo o resaltar el volumen haciendo la línea más delgada donde pega la luz y más gruesa donde cae la sombra.

La cantidad y amplitud de zonas oscuras puede cambiar una ambientación pacífica a una completamente terrorífica. Para encontrar el punto adecuado puedes hacer pruebas con lápiz para encontrar de qué manera reforzar el sentimiento que tratas de transmitir en tu historia.

El entintado lo puedes realizar de manera digital o tradicional, ya sea con tinta, plumas u otro método como carbón.

Experimenta hasta que encuentres el que más se apegue al estilo que buscas para esta historia.

 

8- Color

Después del entintado, tus páginas comienzan a verse más terminadas. En el caso del cómic, después de ese paso, se aplica color. En el caso del manga, la mayoría de las páginas son en blanco y negro con tramas en escalas de grises. Aun así, siempre tienes la opción de agregar colores.

Necesitas encontrar un estilo de coloreado que vaya de acuerdo con el tono de tu historia, una paleta que armonice toda la página y lleve la vista del espectador a donde quieres. Por ejemplo para que tu espectador no pierda de vista a tu personaje puedes ponerle un color que contraste mucho con el del escenario.

Toma en cuenta en qué formato publicarás tu historia. Si será en digital procura usar colores RGB y si lo vas a publicar en impreso, es mejor hacerlo en CMYK.

Considera que si vas a imprimirlo, es mucho más económico hacerlo a blanco y negro, te recomendamos checar tu presupuesto para que puedas decidir si aplicarás color o no.

9- Rotulado

El rotulado es el arte de colocar los textos y onomatopeyas de manera que sean legibles y se vean bien. En este aspecto, la elección de la tipografía, o tipo de letra, es muy importante al igual que la ortografía dado que estos dos puntos son en los que  más se nota el profesionalismo del autor.

Si decides usar más de una tipografía procura que sea la menor cantidad posible ya que tener muchos estilos de letras en una sola página (por ejemplo uno por personaje) puede parecer una buena idea, sin embargo puedes saturar al espectador y hacer el texto pesado de leer. Si tu intención es resaltar algunas palabras en particular, puedes usar los formatos de negritas, cursivas subrayado o incluso puedes hacer un poco más grande esa palabra que el resto.

10- Diseño de portada

Ahora que tienes tus páginas terminadas es importante que diseñes una portada llamativa, esto será lo primero que la gente verá de tu manga o cómic así que debe ser atractiva, que cause curiosidad o que te sorprenda de golpe, imagina en que el espectador va caminando y ve de reojo la portada, pues debes conseguir que regrese para verificar qué vio o qué fue lo que llamó su atención. 

Hay varias maneras para lograr esto, por ejemplo, jugar con la paleta de color, el uso de los contrastes de blanco negro o ambos.

Para comenzar a hacer la portada debes tener eso presente, pero nunca te quedes con solo una idea, prueba poses, ángulos, fondos y haz pruebas para ver qué composición te agrada, así como realizaste los bocetos de las páginas no necesita ser un dibujo bien detallado solo un pequeño concepto de la composición que quieres formular hasta encontrar aquella que te parezca más atractiva.

¡Ya tienes las bases más importante ahora puedes comenzar a crear tu propio mundo!

Toma el lápiz y crea miles de historias, puedes comenzar con lo que tengas a la mano, nunca es muy pronto ni muy tarde para crear tu primer manga o cómic.

¿De qué podría ser? ¿Acción? ¿Terror? ¿Romance? ¿Drama?

Está en tus manos, comienza ya a crear tu  historia y descubre más sobre este interesante y creativo mundo del cómic y manga con nosotros.

¿En qué te ayudo? :)