Cada vez que escribimos una historia puede parecer que nuestro trabajo va bien, sin embargo es muy fácil dejarnos llevar por la emoción o cometer errores por desconocer a qué debemos darle importancia y llegamos a sabotearnos a nosotros mismos, sobre todo si es nuestra primera historia. Estas son 10 cosas que debes evitar si quieres crear una narración excelente.
deambulandoelmundodelasletras.blogspot.com

1-No planifiques la historia:

 Aunque como lectores nos parece que el mundo y los personajes se van desarrollando conforme avanza la narración, esta no es necesariamente la manera en la que quien creó la historia la fue escribiendo. No planificar nada de lo que pasará o desconocer cómo es el mundo donde se desarrolla la trama provoca las temibles INCONSISTENCIAS.

Cuando la trama de la historia se va modificando constantemente es fácil para los lectores perder el hilo y si cambias todo el tiempo las reglas que tú has impuesto para la manera en la que funciona tu mundo pueden llegar a perder interés. Aun si lees constantemente lo que escribes tendrás que modificar cosas y quizás escribir o borrar capítulos enteros cuando notes estas inconsistencias, si es que llegas a notarlas lo cual causará que te retrases mucho para terminar un escrito.

2-No definas a tus personajes:

El desarrollo de un personaje se puede confundir con los diferentes cambios que se dan en la historia sobre la marcha, sin embargo debes tener en cuenta que la evolución de los personajes y cómo reaccionan a los eventos debe estar previamente planificado y tienen que ser coherentes con sus personalidades, metas y cómo ven la vida. Si no eres consciente de las cosas más importantes en el comportamiento de los personajes y la manera en la que funcionan será muy fácil que caigas en contradicciones.

Por ejemplo, si estableces al inicio que un personaje es valiente e incapaz de sentir miedo pero después lo pones en demasiadas situaciones donde se comporta como un cobarde.

es.phoneky.com

3-No pensar en tu público objetivo 

Cuando comienzas a escribir una historia tienes una vaga idea de lo que quieres y sabes que te gustará a ti, sin embargo tienes que pensar a qué clase de público va dirigida la historia: su edad, sus gustos o qué tipos de narraciones lee ese grupo de personas al que quieres mostrar tu trabajo.

Por ejemplo, decides que crearás una historia para niños pero en vez de que sea sencilla de entender, la vas convirtiendo en largos diálogos reflexivos y mencionas problemas de la vida adulta, lo cual a la mayoría de niños no les interesa, así que en lugar de tener a tu audiencia emocionada, probablemente dejen de lado tu trabajo.

O quizás decides hacer una historia oscura pero comienzas a llenarla de chistes infantiles, aunque se pueda crear un buen contraste, si no piensas a qué público que te diriges será difícil saber cómo atraerlos.

Tampoco es lo mismo una historia de amor para público femenino que una para público masculino ya que tienen gustos diferentes.

4-No planifiques el formato de tu historia

Cuando estás creando una narración es importante ser consciente del tipo de medio en el que será publicado, ya sea un libro impreso, aplicaciones de internet, un blog, un cómic, una animación, etcétera.

Si no lo consideras desde un principio, puedes perder fácilmente la estética de lo que muestras o trabajar de más innecesariamente. Un ejemplo de esto sería que deseas usar tu escrito para un cómic o una animación, donde gran parte de la narrativa es visual y los sentimientos de los personajes son mostrados más a través de ilustraciones que del texto. 

Incluso para publicación digital es importante ser consciente de dónde se quiere subir la obra para que después un mal orden del texto no haga imposible o tediosa la lectura para los espectadores.

5-Organiza mal a tu equipo

Si estás trabajando en este proyecto con más gente, ya sea otro guionista, un dibujante o un editor, una buena comunicación es esencial ya que siempre los desacuerdos y la confusión pueden causar atrasos, frustraciones y resentimientos que afectan la calidad del trabajo y la satisfacción de realizarlo.

domestika.org

6-No tengas orden en tu trabajo

Algo que es completamente efectivo a la hora de arruinar tu historia es la falta de orden en tu espacio y horarios que le dedicarás.

En esta clase de actividades es muy fácil perder el orden de las hojas, los documentos o los borradores, puedes perderte y olvidar qué situación iba antes o después, incluso puedes terminar mezclando borradores viejos u omitiendo partes esenciales del escrito.

Esto no solamente pasa cuando tus escritos están en papel si no también en digital, es fácil perderse en los archivos y en los documentos de la computadora o la nube.

Lo peor de todo es que este problema podría solucionarse con un par de minutos de dedicación a ordenar todo lo que tiene que ver con tu escrito así podrás localizar todo con facilidad y rapidez lo cual te hará mucho más eficiente especialmente para localizar las escenas importantes, releerlas o modificarlas.

Dedica unos minutos a ordenar tus archivos y ahorrarás muchas horas de búsqueda.

7-No hagas Publicidad

Para que la gente se sienta atraída a tu trabajo primero tiene que saber que tu trabajo existe, considera que debes mostrar tu trabajo en comunidades donde está tu público objetivo. Por ejemplo, es muy desentonado y hasta ineficiente que presentes tu trabajo de temática fantástica y aventuras en un lugar dedicado a las historias de terror, probablemente pocos o nadie se interese en conocer tu trabajo.

En la actualidad las redes sociales se han convertido en una parte esencial a la hora de presentar y promocionar tu trabajo ya que no son costosas y es fácil encontrar los lugares adecuados para presentar tu obra

8-Mete demasiados detalles innecesarios

Aunque describir objetos, emociones y apariencias de los personajes de manera exacta puede ayudar a explicar de mejor manera la idea que tienes en tu mente, puede llegar a ser más un error que una ventaja ya que comienzas a describir cosas innecesarias que convierten la obra en algo muy pesado de leer.

Los detalles son muy buenos para poner a nuestro lector más presente dentro del mundo que estamos mostrándole pero ten en cuenta que MÁS no es mejor, si quieres evitar caer en este error siempre es bueno que tengas presente que todas las personas (considerando el público al que va dirigido tu obra, si son niños, adolescentes o adultos) tienen  un conocimiento básico de las cosas y no deberías dar tantos detalles a menos que este objeto cotidiano tenga algo que sobresale del resto y sea relevante para que la historia avance en ese momento o más adelante

Por ejemplo si mencionas que un personaje toma una pluma y escribe una carta no es necesario que describa a la perfección el aspecto de esta o del papel si no es importante para la historia. Sin embargo, si quieres resaltar que tu personaje es alguien muy infantil y alegre puedes mencionar que la pluma en cuestión lleva algún adorno o que ha escogido un papel de colores para escribir su carta.

9-Empieza de manera lenta

Créelo o no, las personas solemos distraernos con mucha facilidad, así que aunque tu historia comience con algo tranquilo como la presentación de los personajes o del mundo siempre es necesario capturar la atención del espectador en los primeros segundos.

Cosas como la portada y la redacción de tu sinopsis son también de gran relevancia ya que antes de ver el contenido de tu obra es lo primero que el espectador conocerá de tu historia y decidirá rápidamente si tu obra es de su interés o no. Si quieres que se quede a ver el resto de la obra el inicio es esencial, debes dejar al espectador con la duda de qué pasará más adelante, generalmente esto se consigue mostrando una escena de riesgo o de impacto justo al principio aunque después regreses a la cotidianidad de tus personajes. También puedes presente algo desconcertante de tu mundo para que el lector se pregunte ¿por qué?

10-No revisar lo que has escrito

Cuando llevas un tiempo escribiendo parecerá que toda la historia va perfectamente, por eso volverlo a leer hasta el día siguiente te ayudará a darte cuenta de tus errores, ya que al momento de escribirlo rara vez puedes notar en qué te estás equivocando. Siempre es bueno dejar descansar tu trabajo un poco antes de releerlo para verlo con ojos frescos y continuar. Por eso también es muy útil si alguien más te da su opinión acerca de tu escrito, sobre todo si corresponde con el perfil de lectores que buscas o es un escritor experimentado, siempre es bueno conocer otros puntos de vista para mejorar tu trabajo.

lowgif.com

Escribir una buena historia parece más fácil de lo que es pero no te desanimes si a tu primer intento no sale como esperabas. Recuerda que solo mejorarás practicando y estudiando con constancia.

Esperamos que estos consejos te ayuden a empezar con buen pie tu primera historia o a mejorar en tus nuevos proyectos.

¡Diviértete y disfruta de tu escritura!

¿En qué te ayudo? :)